Cabellos limpios y libres

Mi pelo es muy rizado y largo. Durante años he sido muy dependiente de champú, acondicionadores y suavizantes que prometían ayudarme a domar mis cabellos salvajes. Probé todo tipo de productos: Que si rizos definidos y perfectos… Que si cero encrespamiento… En fin, que me colocaba cualquier cosa que me aliviara la lucha con mis cabellos. Además no podía pasar sin estos productos. Cada vez que salía de viaje eran lo primero que entraba en mi maleta. Me hacía sentir mal ser tan dependiente y a la vez era muy poco práctico. Pero… ¿Realmente lo necesitaba?

Me puse a investigar y encontré la fórmula que se convertiría en la alíada número uno de mis cabellos para siempre jamás. Todo lo que necesitaba era agua, bicarbonato sódico y vinagre de manzana o zumo de un limón. Es una receta de champú económica, sencilla, eficaz y con ingredientes fáciles de encontrar en cualquier lugar al que viajemos.

Acondicionador libre

Champú libre

Ingredientes:

  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • un chorrito de vinagre de manzana o zumo de limón
  • agua

En un vaso de agua pones una cucharadita de bicarbonato sódico y le añades un chorrito de vinagre de manzana o un chorrito de zumo de limón, que previamente has pasado por el colador. Rellenas el vaso con agua calentita de la misma ducha que te estas haciendo, remueves para disolver el bicarbonato y te repartes la mezcla por el cuero cabelludo. Tienes que frotar con intensidad para que surja efecto, ya que esta mezcla no suele hacer espuma. Aclaramos los cabellos con agua tibia y listo! A continuación aplica el acondicionador libre.

Al principio el cabello sufre una fase de desintoxicación debido a las siliconas y demás componentes químicos con los que ha estado en contacto a lo largo de millones de lavados con champú convencional. Esto quiere decir que durante las primeras dos o tres semanas tus cabellos se van a ver algo peor, como apelmazados. Pero esto cambia a medida que persistes en el uso del champú libre. Aquí entra en juego tu fuerza de voluntad y tu perseverancia para conseguir tu objetivo: liberarte del control de la industria cosmética sobre la limpieza de tus cabellos. Puedes abandonar y volver a tu champú habitual o puedes tomártelo como un proceso de depuración después de tantos años de violencia química. También puedes ser más flexible con el proceso y prepararte un plan de transición hacia la libertad. Te propongo alternar lavados de champú libre con champú de ortigas o cualquier otro champú que sepas que no contiene siliconas ni componentes susceptibles de intoxicar tu cabello. Un jabón artesanal también te serviría.

¡Mucha suerte en el proceso y comparte tu experiencia!

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Desnúdate

El autocuidado consciente de nuestro cuerpo

Coral Herrera Gómez Blog

El autocuidado consciente de nuestro cuerpo

Anna Salvia

El autocuidado consciente de nuestro cuerpo

El tesoro de Lilith

Un cuento sobre la sexualidad, el placer y el ciclo menstrual

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: