Jabón casero con sosa

Reciclar el aceite usado
Aceite usado

Esta es una receta de jabón casero que aprendí en casa con mi madre. Es la misma receta que usaba mi abuela y es la mejor manera de reciclar el aceite usado. A ellas no les sobraba nunca nada, ni siquiera el aceite, así que a menudo le ponían cualquier tipo de grasa que tuvieran a su disposición, incluso grasa animal.  Esta era la única forma de obtener jabón para lavar sus ropas y su cuerpo. Hoy nos hemos acostumbrado al uso de jabones y geles perfumados artificialmente que contienen cantidad de componentes químicos de los que desconocemos su efecto sobre nuestro cuerpo. Liberarte de ellos y responsabilizarte de tu higiene es más sencillo de lo que imaginas.

Hacer tu propio jabón en casa te empodera, te hace más libre y te proporciona la satisfacción de saber que tú eres quien decide qué poner sobre tu piel, además de reciclar un residuo, el aceite, que si lo liberamos en la naturaleza puede ser muy contaminante.

Receta básica para el jabón casero

Ingredientes:

  • 3 litros de aceite usado
  • 3 litros de agua
  • 1 kilo de sosa cáustica

Estos tres ingredientes son la base para un buen jabón. El aceite puedes recolectarlo en casa o se lo puedes pedir a las personas de tu vecindario, bares, restaurantes… Te lo van a dar con mucho gusto, la mayoría no sabe qué hacer con él y les ahorras el trabajo de tener que llevarlo al punto verde de reciclado. La sosa la venden en cualquier droguería o supermercado y te sale entre tres y cuatro euros el kilo.

En un bol o cubo, dependiendo del volumen de jabón que vayas a hacer, pones la cantidad de agua que necesitas, por ejemplo un litro. Para un litro de agua necesitas 333 gramos de sosa. Viertes esta cantidad de sosa en el agua. Primero debes disolver la sosa en el agua. Esto es mejor que lo hagas en un lugar bien ventilado y con guantes. Mucho cuidado con la sosa porque te quema la piel. Usa guantes siempre que manipules la mezcla. La sosa (que suele venir en forma de escamas o perlas) en contacto con el agua reacciona y automáticamente sube la temperatura del contenido del bol o cubo. Con un palo puedes moverlo y dejarlo reaccionar hasta que llegue a la temperatura máxima. Espera una o dos horas hasta que la sosa se haya disuelto y el líquido haya alcanzado la temperatura ambiente. Para un litro de agua necesitas un litro de aceite, que también usaremos a temperatura ambiente. Es importante que tanto el agua con sosa como el aceite se encuentren a la misma temperatura para que puedan emulsionar, es decir juntarse para conseguir el jabón. El aceite puedes pasarlo antes por el colador para que no contenga demasiadas impurezas, pero no te preocupes si no está absolutamente limpio, la sosa hará desaparecer cualquier resto orgánico que se cuele. Mientras viertes lentamente el aceite puedes ir moviendo el líquido con un palo o cuchara de madera, si es una cuchara de madera tratada puede reaccionar con la sosa, no te preocupes, lo único que puede suceder es que cambie de color, pero si le tienes cariño, mejor usa un palo de madera. A veces emulsiona muy rápidamente, mientras que otras veces tienes que estar mucho rato moviendo la mezcla. En mi casa la mezcla siempre se mueve hacia el mismo lado, como la mayonesa, para que no se corte, siempre hacia la izquierda o siempre hacia la derecha. Si ves que conseguir la consistencia adecuada te lleva demasiado tiempo también puedes recurrir al uso de la batidora. Hay que batir la mezcla hasta conseguir un espesor similar al de una mayonesa bien montada.

Jabón en moldes listo para endurecer
Puedes añadir plantas aromáticas por la superficie o integrarlas en la mezcla de tu jabón casero.

Una vez obtengas una mezcla consistente puedes verterla en los moldes que desees para dejarlo endurecer. Es muy importante que lleves guantes en este paso porque es muy fácil que tu piel entre en contacto con la mezcla. Como moldes puedes usar cualquier recipiente de madera o plástico, no uses metal ni aluminio porque la sosa reacciona con ellos. También puedes verterlo en una caja de madera o un tetrabrick o botella cortada. Al día siguiente la mezcla estará dura y fácilmente manipulable. Entonces es cuando puedes sacarla del molde, con guantes siempre, y cortar los trozos de jabón en cuadraditos del tamaño que desees con la ayuda de un alambre o hilo de pescar.

Ahora puedes dejar tus jabones en un lugar protegido de la luz del sol durante cuatro semanas para asegurarnos de que el proceso de saponificación se haya completado. Pasado este tiempo puedes usarlo con total tranquilidad, pues no habrá ni rastro de sosa, lo único que tendrás es un jabón muy suave.

Jabón casero cortado

Para obtener un jabón mucho más delicado

Para conseguir un jabón mucho más delicado puedes añadir hasta un 10% del aceite que desees a la mezcla ya montada y justo antes de verterla en el recipiente para endurecer. Por ejemplo, para un litro de mezcla, puedes añadir hasta 100 gramos de aceite de coco o de oliva, de caléndula o de lo que tú quieras. Y luego lo viertes en los moldes y lo dejas endurecer 24 horas igual que hemos descrito más arriba.

Recuerda:

  • Las cantidades que os comparto aquí son tal cual como mi madre las recuerda, os saldrá gran cantidad de jabón, pero podéis adaptar las proporciones a la cantidad de aceite usado del que dispongáis o queráis usar. Para que os salga un buen jabón solo tenéis que respetar las proporciones.
  • Usa siempre guantes, la sosa quema!
  • Espera cuatro semanas antes de usar tu jabón!
  • No pongas objetos de metal en contacto con la mezcla durante el proceso!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Desnúdate

El autocuidado consciente de nuestro cuerpo

Coral Herrera Gómez Blog

El autocuidado consciente de nuestro cuerpo

Anna Salvia

El autocuidado consciente de nuestro cuerpo

El tesoro de Lilith

Un cuento sobre la sexualidad, el placer y el ciclo menstrual

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: